Más reciente

El día después del calendario Maya… :)

Antes que todo, pido disculpas por no haber publicado absolutamente nada el 2012, pero con esto de los mayas y la teoría del fin del mundo, más toda la psicosis producida en mi tras ver todas las películas de catástrofes habidas y por haber al respecto, no me dio más que para huir al oriente y refugiarme en una de las arcas empotradas en la montaña que por supuesto no se usaron para nada. 🙂

Noooo muchachos, la verdad es que por proyectos laborales (que por suerte llegaron a buen término), mi tiempo para dedicarle al blog se redujo a cero. Pero ahora, ya con mi vida más ordenada, me preparo para publicar algunas cosillas sobre lo que vi el 2012 y lo que quiero ver este 2013 para compartirlas con ustedes.

Agradezco de sobremanera sus visitas y sus comentarios que nunca dejé de leer y que por supuesto, están “todititos” aprobados, buenos y malos, de los cuales aprendo mucho.

Les deseo a todos un muy feliz año 2013 y nos vemos muy pronto en este espacio virtual que es tan de ustedes como mío. 🙂

Los números de 2012

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

19,000 people fit into the new Barclays Center to see Jay-Z perform. This blog was viewed about 85.000 times in 2012. If it were a concert at the Barclays Center, it would take about 4 sold-out performances for that many people to see it.

Haz click para ver el reporte completo.

Sucker Punch: Mucho más que pirotecnia y mujeres lindas

“Hace algún tiempo había escrito un guión para mí mismo y había una escena que me hizo pensar, “¿Cómo puedo hacer una película que pueda tener escenas de acción que no estén sujetas a la realidad física que limita a la gente normal, pero que a la vez, la historia tenga sentido para que no sea, y no quiero ser cruel, una insensatez como Ultraviolet o algo así… Sería lo más loco que haya hecho nunca. Sería una película que nadie podría conseguir hacer, con un final como este y sobre un tema como este.”

Zack Snyder / Escritor y Director de Cine

Bueno, ante declaraciones como esta, las ganas de verla me llevaron a que me comprara las entradas (ya saben que voy con mi esposa al cine) y me la bancara.

Les cuento…

Baby Doll es una chica que se ve enfrentada a una tragedia familiar provocada por la muerte de su madre en un accidente (quién le deja una apetecible herencia), por la codicia de su padrastro y por los infortunios de la vida.

Esto termina con la muerte accidental de la hermana a manos de la propia Baby Doll y con el posterior encierro de ésta en el centro psiquiátrico Lennox (¿será coincidencia que toda esta escena haya estado acompañada de la música de Annie Lennox  [Eurythmics] y su tema Sweet Dreams?… Genial¡¡¡… pero más inteligente aún es que haya sido un “cover” interpretado por  Emily Browning, actriz que interpreta a Baby Doll).

Mientras esta rubia chiquilla es ingresada al psiquiátrico, su atención se centra en distintos elementos que posteriormente serán preponderantes para el desarrollo de la película.

Ya internada, conoce a sus futuras amigas y cómplices en el plan del más increíble y fantástico escape jamás pensado.

Cada una de sus amigas representa a una cualidad específica dentro de la historia.

Ellas son:

Abbie Cornish como Sweet Pea. Ella es la cordura, la que hace el llamado a la cautela.

Jena Malone como Rocket. Hermana de Sweet Pea, es la rebeldía personificada, radicalmente opuesta a su pariente.

Vanessa Hudgens como Blondie. Aventurera pero insegura, el cariño por sus amigas le jugará una mala pasada.

Jamie Chung como Amber. Temerosa, pero osada, una buena porra la hace funcionar como reloj.

Carla Gugino como Madam Vera Gorski. (que en realidad no era cómplice, sino más bien, la psiquiatra del recinto Lennox).

De aquí en adelante la película se transforma en lo que se prometió, un mundo surreal, lleno de acción y espectaculares efectos especiales, pero con un contenido, un subtexto que si no se está atento pasa desapercibido.

Entremos en el mundo de Baby Doll…

A esta chica desde un principio se le ve que tiene mmmm… ¿cómo lo digo para que suene como quiero? mmmmm…, OK¡¡¡, COJONES… y es este mismo ímpetu y valentía la que la pone de patitas en el manicomio, claro que el padrastro es el artífice de este episodio y a Baby Doll sólo le queda asumir el hecho de que asesinó involuntariamente a su hermana, que estará internada y que le practicarán una lobotomía para que no pueda testificar en contra de su padrastro.

Una total injusticia que ella a pesar de su corta edad no quiere dejar pasar por alto, siendo la única opción, escapar a su destino y desenmascarar a su padrastro para hacerlo pagar por las atrocidades cometidas.

Pero primero tiene que asumir su internación, lidiar con ella y en el intertanto ejecutar su plan.

“Duro” es lo que se me viene a la mente, difícil y desmoralizador para una jovencita esta situación es (jejejeje me salió como Yoda), pero casualmente escucha de la doctora Gorski unas palabras que definirán el actuar de Baby Doll durante toda la película, proporcionándole una vía de escape, si bien es cierto no física, pero si mental.

Y esto es lo que gatilla el fundamento de esta propuesta, el escape, la liberación de la mente, pero a un nivel que ya quisiéramos poder tener la posibilidad de experimentar.

Baby Doll, vive tres realidades, una esla cruda, ruda e injusta existencia que le tocó vivir…

…la segunda es la que ella crea en torno al manicomio, una suerte de burdel en el cual vive y en el que representa a una jovencita inexperta que se empieza a adentrar (obligada) en el mundo de la prostitución, guiada por Madame Vera…

…y como este pasar tampoco es muy apropiado, se crea una tercera realidad que asume cuando baila, cuando escucha la música, cierra sus ojos y es aquí donde todo ocurre, donde ella es todopoderosa, con habilidades extraordinarias, donde se transforma en un ente hostil, furioso, lleno de venganza y en la cual tiene que cumplir peligrosas misiones para concretar su plan de escape.

Podemos reconocer fácilmente los episodios, ya que están expuestos como etapas de un video juego, cada uno con un objetivo y con una enseñanza.

Estos son:

El Mapa

El Encendedor

El Cuchillo

La Llave

Y un quinto que en su momento tendrá que descubrir y completar por ella misma.

Pero como Baby Doll no está sola en esta historia, estas misiones serán cumplidas por ella y sus amigas (que también son internas en Lennox), juntas, como un equipo, son un team invencible, capaz de salir airoso de cualquier problema.

Lo creativo del cuento es que estas misiones se concretan mientras Baby Doll baila, por lo que vemos y experimentamos la tercera y bizarra capa de su realidad, donde la fantasía se mezcla con lo verdadero en mágicas secuencias sin restricciones de ningún tipo y esto no molesta, porque claramente sabemos lo que estamos viendo, esto le da la licencia a Snyder de hacer lo que se le venga en ganas. Justo como lo prometió.

Hay un personaje muy importante que aparece en la tercera capa de la realidad de Baby Doll, que es interpretado por Scott Glenn y es conocido como Wise Man.

Es el mentor, el guía, el consejero, el padre, la persona que se encarga de entregarle y explicarle las misiones, los objetivos y las enseñanzas. Lo curioso es que todos los actores en la fantasía de la pequeña rubia, eran personas verdaderas que conocía de antemano, pero este señor aparece sin referencia alguna y hacia el final de la película queda como un cabo suelto, evidentemente a propósito, dejándote la sensación de que es un ente superior. (Sky: modo actor) Oooooooohhhhhhhhhhh¡¡¡¡¡¡¡

En conclusión…,

Sucker Punch es una película de una factura muy buena, con personajes muy definidos, que muestra mediante un conflicto policial, el interior de una niña que quiere justicia y que la buscará a toda costa no importando los medios para conseguirlo, incluso poniendo en riesgo su propia vida.

Trata de la amistad, la lealtad y la valentía. Sobre todo de sacrificio, nadie en esta película es feliz, todos buscan algo que no tienen, todos son esclavos de sus propias vidas, desde el infame padrastro de Baby Doll hasta la hermosa Psiquiatra interpretada por Gugino.

La pirotecnia efectista es sólo un regalo visual, una jugarreta del director, una volada que se agradece, ya que las imágenes son increíbles, y con esto hay que tener cuidado, ya que si bien es cierto son de una calidad exquisita, distrae un poco, pero no te pierdes, ya que el paso que hay de una realidad a otra está tan bien logrado que se deja observar claramente.

Ya en el final, el sacrificio máximo y cuando parece que todo está perdido, la solución llega por obra y gracia de la justicia divina. No perdamos la esperanza, no estamos solos, hay que luchar por lo que se quiere sin desfallecer, parece sermón evangélico (kuek¡¡¡), pero eso es Sucker Punch una inyección de esperanza. Al final de la película te queda un agradable sabor de boca.

Extras

Buscando imágenes para esta entrada, aparecieron estas figuritas que me dejaron babeando por largo rato…., se las dejo a modo de material extra como en un DVD, 🙂

Baby Doll

Sweet Pea

Amber

Invasión del Mundo: Batalla Los Ángeles

Hype, palabra muy popular que se usa en el cibernético y digital mundo de la red y que significa “TENER GANAS”. Eso fue lo que provocó toda la publicidad mediática y viral de esta película, TENER GANAS DE VERLA…, si le ponemos un factor o valor porcentual en una escala del 1 al 100 al Hype, el mío llegó al 100%.

Por fin la vi y les cuento que sucedió enseguida…

A grandes rasgos, se trata de una ocupación extraterrestre que abarca todo el globo, con claras intenciones bélicas, con claras intenciones de conquista y con claras intenciones de no dejar títere con cabeza.

Los gobiernos del mundo tratan de contrarrestar el ataque con todo lo que tienen pero todos los esfuerzos son inútiles ya que como es de esperar en este tipo de películas, no somos nada ante tanto poder de fuego desplegado por esta u otra raza invasora.

La película se centra en un comando de Marines que son enviados en una misión de búsqueda y rescate de civiles en medió de toda esta matanza.

Aaron Eckhart encarna a un Sargento de la Marina de los Estados Unidos, que después de haber pedido su retiro, se ve enfrentado con este pandemónium alienígena.

Balaceras, explosiones, soldados, civiles y extraterrestres conforman el variopinto cúmulo de situaciones y personajes que le dan vida a esta historia.

Bueno, en realidad NO TANTA VIDA, porque todas las expectativas que tenía con esta producción se fueron por el caño y ahora les detallo las razones:

Copia indiscriminada a otras películas:

Las referencias a La Caída del Halcón Negro son por lo menos decir “descaradas”.

La verdad, siempre se dijo que tendría algo de esta película, pero homenajear, emular o basarse en ella, es muy distinto a copiarla por completo, hasta termina igual que la de Scott.

ID4 es otra de las cuales se clonaron algunas cosas, como por ejemplo, el irrisorio auscultamiento de un alienígena para encontrar su punto débil, o la parte en que tienen que destruir el centro de comando para inutilizar las naves enemigas.

El uso desmedido de clichés baratos:

Desde el patriotismo absurdo y enagenado de los soldados norteamericanos, a la valentía o estupidez del personaje de Eckhart, pasando por la lagrimosa escena de: “tu hermano muerto era mi amigo y tenía el número 125879654395897532146927316931…….” o el consuelo paternal que un soldado le brinda a un niño cuando este pierde a su progenitor, la estupidez heroica que cuesta la vida, el Teniente inexperto y cobarde que salva el día… y podría seguir.

Raza extraterrestre inverosímil:

Es la peor configuración alienígena que he visto en la pantalla grande, más parecidos a androides que seres orgánicos, con exoesqueletos mecánicos e implantes del tipo armamentísta en las extremidades, lo único que hacen es disparar, disparar, disparar, disparar, disparar… a si, es cierto¡¡¡, y caminar como los robots de combate de Star Wars, sin ninguna estrategia militar visible en la pantalla… ¿¿¿cómo estos monitos estúpidos lograron dejarnos en Jacke???.

Agua, querían agua¡¡¡, como que si la Tierra fuera el único planeta en el universo con tal recurso, ahhh¡¡¡ verdad¡¡¡¡ la diferencia es que aquí en nuestro mundo, el agua es líquida… bull shit¡¡¡, raza de extraterrestres chantas y flojos, quieren la pega hecha, como que si su tecnología no alcanzara para derretir el hielo ilimitado que hay en otros planetas de nuestro sistema. Ridículo¡¡¡, ya que todo su arsenal bélico se basaba en disparar láseres y algo parecido al plasma… demás que eso derrite el hielo poh¡¡¡. ¿Era tan necesario venir a molestarnos sólo por un poco de agua?, en Skyline, por lo menos venían por nuestros cerebros jajajajajajajajaja¡¡¡.

Todo su sistema de ataque estaba supeditado a una base enterrada en el suelo de Los Angeles y que comandaba las arremetidas aéreas y terrestres…, en ID4 era lo mismo, pero esta base estaba a kilómetros de distancia de la Tierra, en el espacio.

O sea, aparte de todo, estos nuevos aliens con complejo de Neptuno son estúpidos¡¡¡

Y el diseño de personajes… Wadcala¡¡¡ cualquier video juego del rubro se lleva por delante a los seres intergalácticos de esta película, incluso Skyline tiene aliens mucho más creíbles.

Estrategias y coreografías de combates sin sentido y desorientadoras:

Esto cuesta entenderlo pero trataré de explicarme lo mejor posible.

Si se enfrentan en la pantalla un grupo de 12 soldados o menos, con un poder de fuego limitado e insignificante, en contra de una raza extraterrestre con un armamento infinitamente más poderoso, en dónde la razón proporcional es de 1 soldado por cada 50 extraterrestres… la lógica te dice que no durarían ni 5 minutos peleando, esto más encima agravado por la aparente invencibilidad del enemigo, ya que había que dispararles sólo en un punto del cuerpo para poder matarlos de verdad.

Debería ser Estresante la Premisa Verdad¡¡¡ pero nunca vez los 50 a 1 en la pantalla, siempre vez uno o dos monitos cabezones con pistolas raras, en contra del pelotón de Marines. Ilógico, aburrido y decepcionante. ¿Donde demonios está esa invasión a gran escala que prometieron en los trailers?.

Hay una escena poco menos que ridícula, que es cuando quedan el pelotón junto a los civiles, atrapados en un paso sobre nivel, parapetados en un autobús y estos, son atacados por tres monitos con un cañón de plasma con patas. Kueck¡¡¡

Otra: Diálogo: “¿Dónde diablos está, desde dónde dispara?”… “No lo sé teniente no veo nada con tanto humo”… Zzzzwwwwaaaaaaaapppphhhhhhhttttttt¡¡¡ (onomatopeya de rayo laser jejejeje), Arrrrrgggggggghhhh¡¡¡… casco con agujero, piel, ojos y rostro quemados… mi subconsciente: hey¡¡¡ esperen un momento, yo sé quién le disparó¡¡¡… fue PREDATOR¡¡¡… ¿captan?.

Concluyendo

Una buena historia desperdiciada al máximo, con actuaciones malas, con personajes malos, con una introducción antes del combate larga y latera, con clichés al por mayor, con escenas calcadas de otras películas, con un diseño de personajes mediocre, terminó por sepultar mi hype en las profundidades del desconsuelo.

Para mi esta película es lo más malo que he visto en el año, Skyline me entretuvo mucho más, Distrito 9 una maestra en el rubro… y con arto menos presupuesto que esta superproducción.

Utah¡¡¡ ni la siempre ruda y rica Michelle Rodríguez brilló.

He cumplido con contarles… ahora de ustedes depende verla y sacar sus conclusiones.

Tron Legacy, Luminosamente sombría de ver

En 1982, traspasa su dimensión, bajo el apadrinamiento de Disney, Tron, una película familiar que ostenta un derroche de efectos especiales que sirven para contarnos la historia de un mundo virtual, en donde una inteligencia artificial quiere tomar el control.

Bien, como era de esperar y como ocurre con todas las películas que marcan algún tipo de hito, Tron se convirtió en una película de culto.

En honor a la verdad, estructuralmente deja mucho que desear, lo bueno del argumento se pierde por culpa de una factura mediocre, no me refiero a los FX, sino más bien, a la labor de edición y montaje del film.

Pero como a todo en Hollywood se le tiende a dar segundas oportunidades, aunque de ese esfuerzo a veces salga pura basura, después de 28 años, específicamente el pasado año 2010, se estrena en los cines Tron Legacy, abalada supuestamente por una historia potente y de la mano de los efectos especiales en 3D más espectaculares jamás visto.

Desfragmentemos el disco duro y veamos que encontramos

¿Qué es lo que hace que definitivamente una película sea buena?

El guión?, la dirección?, la actuación?, la música?, la producción?, etc. Lo digo porque Tron Legacy posee todos estos elementos muy bien expuestos, pero algo pasa en el conjunto que hace un tanto complicado el ejercicio de verla.

Su premisa es muy interesante de analizar, ya que el cuento de los ISO, entidades con un material genético digital, una nueva raza de seres vivientes; más la premisa del traspaso corpóreo y tangible a un terreno virtual (el escaneo de la maquinita de Flynt no te copia, sino que te transporta a ese mundo de bytes; sigues siendo un ente de carne, huesos y sangre: un usuario, no un programa) y la aparente tiranía de Clue, una copia digital del mismo usuario Flynt, que toma el control cual Darth Vader de aquel mundo virtual, es capaz de volver inútil el esfuerzo de nuestras neuronas por entender todo con una pura mirada a la cinta. Y no digo que esto sea malo, muy por el contrario, se profundiza la historia original y se le da un sentido más poético.

Pero ¿por qué diablos queda ese gusto un tanto amargo después de verla?

Porque es tediosa, le falta dinamismo, ritmo, vértigo, las secuencias de acción debiendo ser espectaculares no lo son tanto, el ritmo de la película es taquicárdico, a ratos se apura, a ratos se aletarga, es como ir a 100 km/h y frenar en seco, sin cinturón de seguridad, te das con el parabrisas en la frente.

Esto se empeora por la ambientación acústica proporcionada por una banda sonora que deja mucho que desear, a manos de Duft Punk, se sumerge en sonidos digitales y sintetizados de una sola tecla y ritmo monótono.

Visualmente es magnífica, es todo lo que prometieron, el diseño de los vehículos, las vestimentas, los ambientes, todo es neónico, luminoso, pero al mismo tiempo oscuro, un tanto macabro y lúgubre, es lo especial que le encontré, esa combinación de luz y oscuridad reinando en un mismo plano, sin predominio de ninguna, un equilibrio perfecto.

Terminando…

Es una buena historia, con una muy buena producción, tanto así que dio para una serie animada y una próxima secuela para el cine, pero tiene sus falencias y puntos en contra siendo una de ellas, la más fuerte a mi parecer, su ritmo errático, que no te ayuda para nada en el intento de entender una trama que no es para niños, sino más bien para los más grandecitos.

De todas maneras es para verla y por lo mismo se las recomiendo, son de esas películas que hay que conocerlas por cultura general, es una más que se instalará en la cultura Pop y será recordada…

¿quién sabe si con esta nueva entrega sucede lo mismo que con su antecesora?…

127 horas; Hay que tener cojones…

Aron Ralston (James Franco), un aficionado a los deportes extremos, se prepara para una salida de esparcimiento y de encuentro con una árida naturaleza, siendo su destino, los secos parajes de los cañones de Utah.

Su ímpetu, su confianza y su soberbia hacen que su preparación para este evento de excursión no sea la mejor, pero que importa¡¡¡, total no hará nada tan arriesgado, unos kilómetros de bicicleta, una exploración en alguna grieta y un chapuzón en alguna laguna subterránea no pueden matar a nadie.

Ya en su destino y en plena travesía se encuentra con 2 lindas señoritas que estaban un tanto extraviadas, a las cuales Aron no dudó en orientar y guiar. Pasan un grato momento juntos.

Después de un rato, Ralston, nuestro extremo deportista, se despide de las damas y continúa su aventura… estaba en eso, explorando una grieta, cuando éste resbala y cae por ésta junto con una pesada roca que termina por atrapar su antebrazo contra la pared de la zanja. DOLORRRRRSSSSSSS¡¡¡¡¡¡¡.

Forcejeos, tirones, empujones, nada parecía mover esa pesada piedra de su lugar… con la calma que le proporciona su entrenamiento como rescatistas Aron comienza una lucha mental y física en contra de esa roca que ya dejaba de ser algo inerte y se transformaba en un odiado y cabrón ser que no quiere liberar su brazo.

127 horas… más de 5 días de batalla, que terminan con un acto heroico y de renuncia que le permiten salir airoso de aquel problema, logrando salvar su vida.

Analicemos…

Esta historia es una propuesta que nos invita a conocer como el instinto de preservación humana permite que simples mortales ejecuten actos de extrema valentía mediante los cuales pueden salvar sus vidas, si, porque toda esta película nos guía por los acontecimientos previos a un climax para algunos aterrador, para otros inverosímil, para otros lógico, pero que al fin y al cabo no te deja indiferente.

De paso las interrogantes quedan en el cerebro grabadas a fuego: ¿Sería yo capaz de hacer una cosa así?. ¿Sería yo capaz de sobrevivir a algo así?, y no se confundan, ya que esto más que ser un blockbuster, es la historia de un hecho real, que le ocurrió a una persona real y por lo tanto, ésta experiencia fue vivida por alguien y su testimonio quedó impreso en un libro del cual nació está película.

Es una cinta de un solo actor, que en la línea de la muy buena “Buried” (Ryan Reynolds) no te aburre y no te engaña, ya que está tratada magistralmente por su director Danny Boyle lo que le mereció a esta aparentemente simple cinta, varias nominaciones al Oscar 2010, de entre las cuales se encuentran las más importantes tales como: Mejor Guión, Actor y Película.

Recuerdos, delirios y sueños, se nos aparecen en la pantalla de una manera muy artística y onírica, sucesos que nos hacen conocer un poco más al personaje.

Para terminar…

Gran trabajo argumental, un cuento redondito, sin grandes pretensiones, que se muestra verídico, sin ningún afán Parafernálico Hollywoodense y que te da una lección de vida, de fuerza mental, de determinación y lo más importante, de cambio espiritual, si, porque Aron después de esta experiencia ya no es el mismo y no hablo de su superficie, sino de su interior, de su alma.

Hay que tener cojones para hacer lo que el señor Aron Ralston hizo.

 

Totalmente recomendable.

Faster, Venganza Extrema…

Dwayne Johnson…, quién hubiera pensado que se convertiría en unos de los actores de acción tetosterónica más solicitado del momento… porque este otrora luchador de la WWF/E, que ya mostraba sus dotes histriónicos en la arena, supo calar hondo en los corazones de sus fans con sus performance, mismas que lo llevaron hasta donde está hoy, demostrando que no sólo de partir huesos vive el luchador…

Ahora nos deleita con esta película sudorosa y sangrienta con tintes de comic que nos mantiene en los asientos y agarrados a dos manos de los apoya brazos.

 

Entonces pongamos primera y aceleremos a fondo para así contarles de qué trata…

Driver (Dwayne Johnson) es un reo que tras cumplir su condena, sale de la cárcel con un solo propósito en mente… VENGARSE, así no más¡¡¡, ya que su hermano fue asesinado frente a sus ojos e incluso él mismo fue víctima de un tiro en la cabeza, tras una traición que involucra a varios personajes del ambiente delictual.

Tras subirse en su poderoso corcel de cuatro ruedas y enfundar su cojonuda pistola, emprende una loca carrera tras sus objetivos, los cuales va eliminando uno a uno, sin piedad, remordimiento ni asco.

Pero no le será tan fácil, ya que la policía está tras de él, además de un asesino a sueldo que se parece mas “Al muñequito Kent de Barbie” pero con “Pistolotas”.

Pongamos el freno, abramos el cofre y revisemos el motor de esta historia…

Toda la película se basa en una sola palabra, la venganza, es la piedra angular de todo y en esa premisa nos muestra a un personaje duro, curtido y rabioso como un Toro a punto de cornear y aplastar lo que se cruce por delante.

Jadeante, sudoroso, enceguecido y contenido, Driver, una vez suelto, literalmente corre tras su venganza, pero este sentimiento de revancha ¿lo puede hacer invencible?, no lo creo, aunque esta cinta se empeña en mostrarlo de esa manera, ya que durante la película pasa por un montón de situaciones en las cuales su integridad física está comprometida, pero no le hacen mella, es una nueva visión para el arquetipo de “Die Hard” (guardando las comparaciones) con la salvedad de que este personaje, el de Johnson, es menos caricaturesco que el de Willis.

Mientras avanza en su afrenta, Driver comienza a tener un cambio, poco a poco su odio disminuye y éste comienza a recapacitar, actitud que empieza a abrir la puerta de la compasión entre los espectadores, hecho mediante el cual se pavimenta el camino para un descenlase más heroico y romántico. (Me habría gustado que Driver terminara más en su ley. La impunidad no era la opción).

Los otros personajes…

Cop (Billy Bob Thornton) es un policía que ha sido fregado por la vida y que más de una sorpresa dará, es el típico hombrecito con problemas existenciales y de adicción que quiere reinventarse, que está a punto de jubilar y que por cosas del destino (con sarcasmo) va tras Driver. Este es el último caso antes de su retiro de la policía.

Cicero (interpretada por la siempre espectacular Carla Gugino) es la “Sargento Peper” (¿se acuerdan de ella?) de esta historia, es la policía rica que siempre está tras la pista correcta y es la que posteriormente entenderá todas las motivaciones que tiene Driver para hacer lo que hace.

Killer (Oliver Jackson-Cohen) es un asesino a sueldo, contratado por alguien (oh¡¡¡ misterio) para matar a Driver y así evitar que éste cumpla con su cometido.

Este personaje, a pesar del papel secundón en la historia, tiene una carga psicológica muy buena. Es desconcertante su motivación y su actuar en todo el sentido de la palabra. Dicho de otra manera, el “wn” está loco…, pero es lindo mmmmmmmm¡¡¡¡ Waaajajajajajajajajaja¡¡¡¡¡¡¡¡¡.

 

Termino…

Si bien es cierto es una película un tanto simplona (pero no tanto), está inteligentemente estructurada, con secuencias muy bien logradas llenas de acción y adrenalina.

Con idas y venidas que te van aclarando las cosas, no te deja a la deriva.

Logra mantenerte interesado ya que hay un personaje oculto tras las sombras del anonimato, el cual es el gestor de todo este dramón y que obviamente, no se sabrá quién es, sino hasta el término de esta historia.

Para los que gustan de las películas de acción desenfrenada, es muy recomendable.

Si hubiera que compararla, igual es una suerte de “El Rey Escorpión”, mezclado con “Rápido y Furioso” y “Un Hombre Diferente”. No puede ser mala jejejejeje

El Fail… Cueck¡¡¡¡

Por otro lado creo que el único punto que no me gustó fue una “Fucking” placa metálica en la cabeza de Driver que le da un giro insospechado a la película  (quiso ser así, pero no me convenció), es más, es el mismo recurso utilizado en otra cinta; A Perfect Getaway” de la Milla Jovovich en dónde si puede ser digerible, pero en “Faster”, este recurso es imposible de tragar. ¿De qué cresta era la placa?… ¿Adamantium? Jajajajajajajaja.

No se la pierdan¡¡¡, es buen panorama para un fin de semana FOME.