127 horas; Hay que tener cojones…

Aron Ralston (James Franco), un aficionado a los deportes extremos, se prepara para una salida de esparcimiento y de encuentro con una árida naturaleza, siendo su destino, los secos parajes de los cañones de Utah.

Su ímpetu, su confianza y su soberbia hacen que su preparación para este evento de excursión no sea la mejor, pero que importa¡¡¡, total no hará nada tan arriesgado, unos kilómetros de bicicleta, una exploración en alguna grieta y un chapuzón en alguna laguna subterránea no pueden matar a nadie.

Ya en su destino y en plena travesía se encuentra con 2 lindas señoritas que estaban un tanto extraviadas, a las cuales Aron no dudó en orientar y guiar. Pasan un grato momento juntos.

Después de un rato, Ralston, nuestro extremo deportista, se despide de las damas y continúa su aventura… estaba en eso, explorando una grieta, cuando éste resbala y cae por ésta junto con una pesada roca que termina por atrapar su antebrazo contra la pared de la zanja. DOLORRRRRSSSSSSS¡¡¡¡¡¡¡.

Forcejeos, tirones, empujones, nada parecía mover esa pesada piedra de su lugar… con la calma que le proporciona su entrenamiento como rescatistas Aron comienza una lucha mental y física en contra de esa roca que ya dejaba de ser algo inerte y se transformaba en un odiado y cabrón ser que no quiere liberar su brazo.

127 horas… más de 5 días de batalla, que terminan con un acto heroico y de renuncia que le permiten salir airoso de aquel problema, logrando salvar su vida.

Analicemos…

Esta historia es una propuesta que nos invita a conocer como el instinto de preservación humana permite que simples mortales ejecuten actos de extrema valentía mediante los cuales pueden salvar sus vidas, si, porque toda esta película nos guía por los acontecimientos previos a un climax para algunos aterrador, para otros inverosímil, para otros lógico, pero que al fin y al cabo no te deja indiferente.

De paso las interrogantes quedan en el cerebro grabadas a fuego: ¿Sería yo capaz de hacer una cosa así?. ¿Sería yo capaz de sobrevivir a algo así?, y no se confundan, ya que esto más que ser un blockbuster, es la historia de un hecho real, que le ocurrió a una persona real y por lo tanto, ésta experiencia fue vivida por alguien y su testimonio quedó impreso en un libro del cual nació está película.

Es una cinta de un solo actor, que en la línea de la muy buena “Buried” (Ryan Reynolds) no te aburre y no te engaña, ya que está tratada magistralmente por su director Danny Boyle lo que le mereció a esta aparentemente simple cinta, varias nominaciones al Oscar 2010, de entre las cuales se encuentran las más importantes tales como: Mejor Guión, Actor y Película.

Recuerdos, delirios y sueños, se nos aparecen en la pantalla de una manera muy artística y onírica, sucesos que nos hacen conocer un poco más al personaje.

Para terminar…

Gran trabajo argumental, un cuento redondito, sin grandes pretensiones, que se muestra verídico, sin ningún afán Parafernálico Hollywoodense y que te da una lección de vida, de fuerza mental, de determinación y lo más importante, de cambio espiritual, si, porque Aron después de esta experiencia ya no es el mismo y no hablo de su superficie, sino de su interior, de su alma.

Hay que tener cojones para hacer lo que el señor Aron Ralston hizo.

 

Totalmente recomendable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s