Devil, claustrofóbicamente infernal

Es verdad M. Night Shyamalan venía en baja desde hace rato, sus últimas películas no habían logrado alcanzar el nivel de su estupenda “Sexto Sentido”…

…ni mucho menos la de su excelentísima y maestra “El Protegido”.

Si a eso sumamos su adaptación de “Avatar La Leyenda de Aang” conocida como “El Último Maestro del Aire”, su reputación definitivamente había descendido al mismo infierno,…

…lugar desde dónde salió esta nueva propuesta de terror psicológico y mitología religiosa.

La cabecita loca de Shyamalan se puso a trabajar y generó esta base argumental o idea conceptual, que dejó en manos de Brian Nelson para que ejecutara el guión y la dirección quedó a cargo de los hermanos Drew y John Erick Dowdle.

Siiii, ya lo se¡¡¡, no es del todo M.N.S., pero por algo se empieza ¿no creen?, su estilo perdido regresa en gloria y majestad en esta película que posee todos los elementos necesarios para encresparte los pelos, dejarte perplejo, sudando frío y de paso con claustrofobia, ya que después de ver esta película no querrás subirte nunca más con alguien desconocido en un ascensor.

Se las cuento…

Cinco personas desconocidas entre si, se suben al ascensor de un edificio en dónde horas antes se suicida alguien, ¿importa quién?… la verdad no. Son tres varones y dos damas aparentemente normales, sin ninguna importancia…

Después de subir unos pisos, el ascensor se detiene bruscamente y comienzan los problemas para estos cinco pasajeros del transporte “inter-edificio”, que poco a poco, mientras transcurre la cinta, comienzan a revelarnos quienes podrían ser.

Las luces fallan y algo maligno se apodera del interior del ascensor…

Un policía se ve involucrado tras hacerse cargo de la investigación del suicidio ocurrido en el edificio en cuestión, dos vigilantes encargados de las cámaras de la torre de vidrio son testigos visuales de lo que comienza a ocurrir en el interior del receptáculo para pasajeros y un fulano, del personal de mantención, también se ve envuelto en este asunto con tintes diabólicos…

Reflexionando…

Miedo, desconfianza, claustrofobia, pánico, desconcierto son algunos de los sentimientos que esta historia te hace sentir.

Sin grandes rodeos, te mantiene en vilo y pegado a la pantalla para no perderte detalle, hace que tu vista se comience a centrar en cosas que están en segundo plano (espejos, reflejos, detrás de las espaldas de los afectados, etc.) para tratar de dilucidar lo que pasa o que o quien es el artífice de tanto horror.

Por otro lado, el centro de atención es la caja de acero en dónde apenas caben estas cinco personas, que sabiendo que están suspendidas a más de veinte pisos de altura, tienen que lidiar con lo que está pasando dentro del ascensor y dentro del virtual metro cuadrado en el cual nos sentimos cómodos.

Shyamalan vuelve a jugar con nuestra perspicacia y nos lleva de un sospechoso a otro enredándonos cada vez más, hasta que llegando al final de la cinta nos da con el garrote y nos dice “me los fregué otra vez”…, claro¡¡¡ después de habernos asustado e intrigado todo el santo rato, era fácil hacerlo. Pero, como siempre, no nos deja del todo sudorosos y taquicárdicos, nos abre la puertecita del “siempre hay una salida” y nos relaja con un mensaje de serenidad.

Termino…

El señor Shyamalan se redime con este cuento que forma parte de una trilogía denominada “Crónicas Nocturnas”, entregándonos este muy digno primer capítulo, en dónde su vuelta al terror, a lo suyo, es un atisbo de que el hombre encontró nuevamente su rumbo y se le agradece.

Si bien es cierto, el guión y la dirección no son de él, si se nota que estuvo asesorando todos los pasos para la creación de esta película, su impronta y estilo están fielmente plasmados en esta narración visual que no te dejará indiferente.

Desde ya espero las otras dos partes rogando al cielo y porque no abajo también (toda la ayuda sirve jejejejeje¡¡¡¡), que Shyamalan no pierda el rumbo y que empiece desde este punto, que ya es alto, a nivelar para arriba.

Totalmente recomendable para ver en el cine o si lo prefieren en sus casas, de noche, con la luz apagada y con sus parejas miedosas al lado.

Eso si varones, cuídense de los rasguños y pilliscos que les darán las damas por reflejo en las escenas de mayor tensión emocional…, las marcas se demoran en desaparecer de la piel, se los digo por experiencia.

Anuncios

2 comentarios

  1. lA PELicula esta chida, por el mensaje final, pero definitivamente no te da miedo nada, ni siquiera me puse a pensar que me va dar miedo subirme a un elevador, aparte yo ya he estado en un elevador atorado en donde se fue la luz, y pues eso es imposible de transmitirlo en una movie. Simplemente estas en el elvador no se ve completamente nada y la gente se empieza a poner nerviosa respirando rapidamente o a sentirse mal

    20 enero 2011 en 16:33

    • Wow¡¡¡, fuerte experiencia la tuya… me dejaste helado, yo soy medio reacio a los espacios estrechos y a las aglomeraciones de personas, mi metro cuadrado es sagrado, quizas por eso me afectó más que a tí esta película.
      Saludos 🙂

      21 enero 2011 en 14:44

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s