Mitos y Leyendas… Dejémoslo así no más, total igual pasa…

Soy chileno, me gusta el cine de fantasía y esta película chilena es una apuesta interesante dentro de este género poco explotado en nuestro celuloide nacional.

También debo aclarar que no me gusta nuestra forma de hacer cine, es mediocre, poco objetivo, contestatario y molesto. Aunque, últimamente, han salido propuestas más comerciales tales como las películas protagonizadas por Marko Zaror (Kiltro, Mirageman y Mandril) que apuntan a un segmento dejado de lado… los que gustamos del cine taquillero, de ese que es ligero de entender, ese que te envuelve, te atrapa y te vuela la cabeza, aunque sea una tomadura de pelos increíble.

Son estas apuestas las que me han hecho tenerle fé a nuestra nueva forma de hacer cine.

Dicho esto, me referiré a la película en cuestión:

La historia es interesante y entretenida, aunque un tanto simple (lo que no es un pecado), con personajes simpáticos y queribles (ñoños) que tienen que enfrentar a un ser de otra dimensión, un dios, el peor de todos, Kronos el que quiere conseguir el secreto de un portal que lo llevará hacia la conquista de nuestra dimensión, ¿para qué?… quien rayos sabe¡¡¡…

El argumento es tan simple y lineal que pareciera que fue hecho y posteriormente modificado en función del presupuesto, que debe haber sido una porquería de plata. Esto es muy lamentable ya que el espectro que proporciona este juego es tanto o más explotable desde el punto de vista cinematográfico que el de “El Señor de los Anillos” y este es el grave problema que tiene nuestra versión cinéfila adaptativa de este juego de cartas.

Durante toda la película te da la impresión de que no se podían hacer segundas tomas, ni corregir problemas de edición… en la obertura por ejemplo, hay una viñeta que debe fundirse con un cuadro en la pared y éste no calza, errores en la dicción y en los diálogos de los actores quedan impresos en la película, los fondos y la interacción de los personajes con éste están muy mal ejecutados, las actuaciones mediocres (que no llegan a ser malas), el trabajo digital pésimo (tiene menos resolución y definición que un juego de PS2) y un mal trabajo en los tiempos terminaron por destruir esta apuesta.

Es cine fantástico señores¡¡¡ y este no se puede hacer con dos chauchas, se necesita un presupuesto decente para poder concretar de buena manera un proyecto como éste.

Creo que esto le jugó muy en contra… me imagino al director un tanto desanimado y cabreado diciendo o pensando algo como:  ”Puta este cabrito se equivocó de nuevo¡¡¡…” y al no poder repetir la toma, agacha la cabeza, la menea de lado a lado y dice: “Yah weon¡¡¡ dejémoslo así no más, total…,  igual pasa…” 😦

Pero como no debo ser tan lapidario, necesito ser justo y decir que me entretuve arto con la película, eso si que tuve que completar en mi mente un montón de cosas y hacer las escenas de nuevo en mi cabeza para tomarle el gustisto…

En todo caso, el valor intrínseco de este film es lo cojonudo de afrontar un desafío de esta magnitud en un género poco convencional para nuestro cine, con los escasos recursos que saltan a la vista desde que parte hasta que termina la película, con actores que literalmente dan risa (weon¡¡¡ algunos son los del club de la comedia jajajajajaja) y con una postproducción tan buena como lo que lograron pagar.

Por lo menos gana en que el intento es bueno y pese a todo lo que tiene en contra logra flotar y no se ahoga en su propia sopa.

Si me preguntan ¿qué le falto?… yo diría que 50 millones de dólares más al presupuesto y habría quedado la raja…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s